CLINICA VIAMED. Avenida de Jerez, 59. SEVILLA (ESPAÑA)
+34 954 032 001

prepacion quirúrgica

1. Preparación para la cirugía

(VER GUIA PARA LA CIRUGIA)

Durante las semanas previas a su cirugía, comience a hacer ejercicio bajo la supervisión de un médico: es importante estar en la mejor condición física posible para su cirugía. Siva a someterse a una cirugía de las extremidades inferiores, los ejercicios especiales para aumentar la fuerza de la parte superior del cuerpo lo ayudarán a usar un andador o muletas en los primeros días después de la intervención.
Las personas, que se preparan física y mentalmente para la cirugía, tienen recuperaciones más rápidas, menos dolor y menos complicaciones.
Recuerde:
1. Hacer ejercicio y mantenerse activo
2. Limitar el alcohol
3. Dejar de fumar: esta es una buena idea en cualquier momento, pero particularmente antes de una cirugía mayor para ayudar a reducir el riesgo de problemas pulmonares postoperatorios y mejorar la cicatrización.
4. Mantenga un peso adecuado y elija alimentos saludables.
Más recursos para ayudarlo a prepararse:

Lista de verificación prequirúrgica

2. Recuperación de la cirugía

Tenga en cuenta que la recuperación lleva tiempo. Se sentirá un poco más cansado de lo normal durante algunas semanas. Su cirugía es un evento importante. Date tiempo para recuperar tu fuerza y confianza en ti mismo. Manténgase activo, ¡simplemente no se exceda! Notará una mejora gradual con el tiempo en su fuerza y resistencia.

Para cuando regrese a casa del hospital debe tener una dieta normal, alta en proteínas. Según las necesidades y pérdidas de sangre durante la intervención puede que le recomiende un suplemento de hierro y vitaminas después de la cirugía.
Continúe tomando muchos líquidos y evite la ingesta excesiva de vitamina K si está tomando medicamentos anticoagulantes (Simtron). Los alimentos ricos en vitamina K incluyen brócoli, coliflor, coles de Bruselas, hígado, judías verdes, garbanzos, lentejas, soja, aceite de soja, espinacas, col, lechuga, nabo, repollo y cebolla.
Trate de limitar el consumo de café y evite el alcohol por completo. Considere la posibilidad de complementar su dieta con batidos nutricionales si la ingesta de alimentos es insuficiente.
Su nutrición juega un papel clave en la curación adecuada y puede ayudar a aliviar el estreñimiento.

3. Estreñimiento / dieta después de la cirugía

Los pacientes de cirugía son propensos al estreñimiento por múltiples razones. Si es particularmente tendente, puede que se le indique medicación ablandadora de heces (Lactulosa) y menos frecuentemente un Laxante.
La razón principal del estreñimiento después de la cirugía es que los medicamentos prescritos para aliviar el dolor pueden causar estreñimiento. Si debe tomar grandes o múltiples dosis de analgésicos o si lo hace por periodos prolongados el riesgo de que aparezca será mayor.

Alimentos y bebidas después de la cirugía: como parte de su preparación para la cirugía, se le habrá indicado que no coma ni beba nada después de la media noche el día antes de la intervención. Esto junto a que tras la misma no tomará nada en horas o incluso días después, alterará la rutina intestinal.

Poco líquido en el cuerpo significa menos líquido en las heces, lo que se traduce en heces duras y secas. La comida estimula el aparato digestivo y mantiene el intestino en movimiento. Sin comer alimentos, el mecanismo de “comida adentro, comida afuera” no funciona adecuadamente.
Sus opciones dietéticas, junto con su nivel de ingesta, también pueden haber cambiado después de la cirugía. Incluso la comida provista en el hospital puede ser un cambio importante de su dieta normal y puede causar estreñimiento.

Inactividad: levantarse y caminar o estar activo es uno de los desencadenantes de una evacuación intestinal. De repente, pasar la mayor parte del tiempo descansando en la cama pudiendo desencadenar un episodio de estreñimiento.

Anestesia: la mayoría de los pacientes piensan que la anestesia es algo que solamente nos hace dormir. Sin embargo, la anestesia también paraliza los músculos: el intestino se paraliza durante la cirugía junto con los brazos y las piernas. Esto detiene las contracciones musculares para empujar los alimentos a lo largo del tracto intestinal. Hasta que sus intestinos “despierten” no hay movimiento de heces.
Enlaces:
Consejos para comer

4. Bienestar más allá de la cirugía

Combinado con una alimentación saludable, el ejercicio de entrenamiento cruzado es un gran enfoque para volver a un nivel saludable después de la cirugía y más allá de los tratamientos contra el cáncer.

Una progresión lenta y constante son las mejores formas de comenzar a hacer ejercicio nuevamente.  Caminar, yoga, pilates, entrenamiento con pesas son ejercicios a tener en cuenta para su ‘programa de acondicionamiento físico contra el cáncer’.
Caminar es un ejercicio ligero que se puede hacer en cualquier momento y en cualquier lugar. Ofrece beneficios físicos, emocionales y sociales que pueden ayudar a través de la recuperación.
Yoga, considerada una práctica de medicina alternativa, es una buena manera de mejorar su fuerza y flexibilidad después del tratamiento / cirugía del cáncer. El yoga es un ejercicio de cuerpo entero que se centra en la mente, el cuerpo y el espíritu. La mejora del estado de ánimo, la circulación y el sueño, así como una mayor flexibilidad y equilibrio lo mantienen en el espacio óptimo para el bienestar.
Entrenamiento con pesas:  a menudo, la masa muscular se pierde durante la quimioterapia y la radioterapia tradicionales. Construirlo de nuevo fortalecerá su cuerpo y aumentará su nivel de energía.
La natación también es una gran forma de ejercicio mientras se recupera de la cirugía.