CLINICA VIAMED. Avenida de Jerez, 59. SEVILLA (ESPAÑA)
+34 954 032 001

fibroma condromixoide

El fibroma condromixoide es un tumor benigno, que se caracteriza por la presencia de zonas lobuladas de células fusiformes o estrelladas, con abundante material intercelular mixoide o condroide. En ocasiones se observan grandes células pleomórficas que puede confundirse con el condrosarcoma. 1-3 Microscópicamente es de pequeño tamaño. Su estructura es similar a un cartílago hialino o una masa fibrosa translucida. Con frecuencia la superficie tumoral aparece claramente lobulada con esclerosis del hueso vecino. Su cuadro histológico es muy variable, está en dependencia de la edad y el grado de maduración de la lesión En este tipo de lesión existen predominio de las zonas mixoides, células con borde citoplasmático pobremente definidos, que se pierden en el material mixoide intercelular, núcleos redondeados, ovalados o poligonales con procesos fibrilares. La matriz se torna de color azulada mediante la técnica de coloración por hematoxilina y eosina; debido a su alto contenido acuoso. Existen células gigantes multinucleadas alrededor de los vasos sanguíneos, macrófagos cargados de hemosiderina, células mononucleares y algunos polimorfonucleares. 2 Existen autores que describen formas intermedias entre el fibroma condromixoide y el condroblastoma. Estas formas se denominan variantes atípicas.3-5 Generalmente, este tipo de lesión aparece en los adolescentes y adultos jóvenes, entre la segunda y tercera década de vida, sin predominio del sexo. Se localiza con frecuencia en la metáfisis de los huesos largos y en situación céntrica, fundamentalmente en lametáfisis distal del fémur, proximal de la tibia y distal del peroné; aunque se ha visto en pies y manos, y raramente en pelvis, vértebras, clavículas, costillas y escápulas. 2,6-9 Radiológicamente, se observa una zona de rarefacción ósea bien delimitada, que puede provocar abombamiento o expansión del hueso, que da la impresión de estar atravesada por trabéculas; por causa de la superposición en los espacios de las ondulaciones que surcan la superficie interna de la cavidad. Su tamaño oscila entre 1,5 y 8 cm, y puede tener pequeñas calcificaciones en su interior.

Jaffe y Lichtenstein, en 1948, describieron que el fibroma condromixoide era el tumor benigno de origen cartilaginoso menos frecuente. En los Estados Unidos, esta lesión representa menos del 1 % de los tumores óseos primarios y aproximadamente el 2 % de los tumores benignos de hueso. Salzer-Kuntschik, señaló que hasta 1965 se habían publicado solamente 136 casos con esta lesión en las literaturas científicas. Hasta el año 2000, se registra un reporte de 500 casos aproximadamente en este tipo de publicación.1-El fibroma condromixoide se presenta en mucho de los casos en los pacientes mayores de 30 años, con un pico de incidencia entre la segunda y tercera década de vida, sin predominio de sexo.

Aunque según Schajowitz y Feldman, en su serie constataron un predominio del sexo masculino, con una relación de 5:1. 2,7-12 Aunque en algunos casos el tumor se presenta de forma asintomática; generalmente el dolor leve intermitente está de manifiesto y algunos refieren aumento de volumen de la zona afectada.12 Feldman, 12 reportó que el 32 % de estas lesiones ocurre en la metáfisis proximal de la tibia y el 16,5 % en el fémur; el caso que se presentó se detectó en la diáfisis de la tibia. Los sitios donde menos se presentan son: pelvis, peroné, calcáneo y los metatarsianos. Sin embargo, el sitio más común en encontrarlo, es en cualquier lugarde la rodilla. 3,8- 9,11-13 En el estudio radiológico en huesos largos se aprecia una imagen oval o redondeada de rarefacción céntrica y metafisaria, con un contorno externo como una fina cáscara de hueso reactivo y un contorno interno de borde festoneado e irregular.

En cuanto al tratamiento, diversos autores coinciden con la resección en bloque, dada la tendencia a la recidiva del tumor después del curetaje. Incluso al cabo de 19 años de evolución después de la intervención quirúrgica, se han reportado en los pacientes más jóvenes recurrencia a las lesiones de tipo mucinoide. Por suerte, no se han encontrado casos de transformación maligna. 1-2,5-6,14-16 Es importante tener en cuenta el diagnostico diferencial con el quiste óseo aneurismático, el condroblastoma benigno, la displasia fibrosa, el encondroma y el tumor de células gigante.