CLINICA VIAMED. Avenida de Jerez, 59. SEVILLA (ESPAÑA)
+34 954 032 001

¿Cirugía Conservadora o Amputación?

cirugía conservadora vs amputación

Afortunadamente hoy en día en número de amputaciones es muy escaso, aproximadamente menos de un 10% de los paciente diagnosticados de sarcomas en el aparato músculo-esqueléticos termina en amputación, sin embargo aun hoy la amputación es una opción que no debe descartarse.

Se deben reunir una serie de puntos esenciales para que la cirugía conservadora esté indicada como son:

  • Las Tasas de Supervivencia y las Tasas de Recidiva local no deben ser inferiores en la cirugía conservadora con respecto a las que obtendríamos con la amputación.
  • Las posibles complicaciones de la cirugía conservadora no deben demorar el tratamiento de quimioterapia posterior, que en definitiva será la que salve la vida al paciente.
  • La reconstrucción debe ser duradera y no acompañarse de excesivas complicaciones.
  • La funcionalidad del miembro debe ser similar a la conseguida tras la amputación.

TIPOS DE AMPUTACION

  • En el pie:
    • Transmetatarsiana
    • Lisfranc
    • Chopart
    • Syme
  • Pierna/Muslo/Pelvis:
    • Infracondílea o transtibial.
    • Supracondílea.
    • Rotación de Van-ness
    • Desarticulación de cadera.
    • Hemipelvectomia externa.

Todas las amputaciones entre las articulaciones del tobillo y rodilla
dan como resultado la pérdida de la acción normal del pie. Esto causa una
disminución del equilibrio, aunque la sustitución funcional que proporciona el pie y tobillo protésico es casi siempre buena y la mayoría de los amputados pueden desarrollar un gran número de ocupaciones que requieren estar de pie, andar y subir y bajar escaleras o cuestas. Las limitaciones funcionales están más relacionadas con la incomodidad que con la disminución del movimiento que la fuerza. Al levantar un cierto peso y al empujar o tirar de él, el amputado normalmente apoya la mayor parte del peso en la pierna sana. El llevar pesos ligeros no causa ningún problema, pero hay una disminución de la capacidad de llevar grandes pesos por la presión que causa en las superficies de apoyo en el miembro amputado y el gran esfuerzo muscular que se necesita para mantener el equilibrio y la estabilidad. En algunos casos puede haber dificultades para estar arrodillado un cierto tiempo a causa de la presión sobre la cara posterior de la rodilla.
Si el muñón por debajo de la rodilla es más corto de lo normal (6 cm.
o menos desde la plataforma tibial media), hay una tendencia del muñón a
salirse del encaje, por ejemplo cuando el amputado flexiona la rodilla al
sentarse o arrodillarse, y la acción de pistón también puede ser mayor.
Con con un muñón corto hay también una fuerza de palanca mucho menor, aumenta la presión en la cara anterior del muñón cuando actúan los extensores de la rodilla para extenderla o para evitar la flexión. Todos estos factores dan como resultado una disminución de la capacidad para elevar, empujar o tirar, y para andar en terreno irregular y sobre obstáculos. También se reduce la distancia que el amputado puede
andar sin incomodidad y sin cansarse.

Las capacidades funcionales del amputado por encima de la rodilla están determinadas en gran parte, por la potencia con la que el amputado puede controlar la rodilla protésica. La estabilidad de la rodilla se lleva
a cabo a través del alineamiento mecánico y por la acción de los extensores
de la cadera, que pueden oponerse a la flexión y fuerzan la rodilla hacia
atrás, hacia la extensión. En algunos casos, se pueden utilizar los mecanismos de rodilla para evitar las flexiones inadvertidas de la misma durante la fase de apoyo. Consecuentemente, los amputados con muñones largos y fuertes pueden controlar mejor la rodilla y el movimiento de la prótesis.
Los que tienen muñones cortos dependen en mayor grado de la alineación y de los mecanismos para estabilizar la rodilla.
Un amputado por encima de la rodilla, con un buen estado
físico, puede andar normalmente varios kilómetros sin excesivo esfuerzo e incomodidad, y tolera estar de pie gran parte del día en un trabajo normal; sin embargo, para levantar, empujar o arrastrar un peso, el amputado por encima de la rodilla depende en gran parte, del miembro sano para que produzca la mayor parte de la fuerza.
Aunque el amputado por encima de la rodilla puede llevar objetos de poco o mediano peso, su capacidad es sustancialmente menor que la del amputado por debajo de la rodilla, y debe tener cierto cuidado cuando lleva algún peso.
La mayoría de los amputados de este tipo pueden bajar y subir escaleras sin gran dificultad si hay una barandilla, pero deben tener cuidado si no la hay. Sin embargo, subir y bajar escaleras requiere más tiempo y esfuerzo al amputado por encima de la rodilla que al no amputado, y cualquier ocupación o actividad que requiera subir muchas escaleras será muy cansada y puede gravar seriamente la capacidad del individuo. En las cuestas y en los terrenos difíciles también se requiere más esfuerzo.
Un muñón corto andará más despacio y se cansará antes que el amputado con un muñón largo. También estarán afectadas la estabilidad y las actividades que supongan elevación de peso. En cualquier actividad, los muñones cortos están sujetos a mayores presiones que los muñones largos, y estos amputados tienden a reducir la ejecución y extensión de sus actividades para evitar incómodas presiones entre el encaje y el muñón.

Desarticulación de la cadera
A este nivel de amputación, la estabilidad de la cadera protésica se
obtiene por medio del alineamiento o de cierres mecánicos. Estos amputados toleran estar de pie tanto como un amputado por encima de la rodilla.
Ya que el movimiento de la prótesis de desarticulación de la cadera
en la fase de balanceo se activa por el movimiento de la pelvis, la velocidad y distancia que el amputado puede andar es menor que en el amputado
por encima de la rodilla, a causa del alineamiento del movimiento del tronco para mover la prótesis. Las escaleras y rampas las pueden bajar y subir si es ocasional y si hay barandilla. La capacidad de empuje,
arrastre y elevación de peso se reduce substancialmente por el problema
de mantener la estabilidad en dos articulaciones, cadera y rodilla, y el
control limitado que tiene el amputado para mover la prótesis.

  • Miembro Superior:
    • Trans-humeral
    • Desarticulación de hombro.
    • Desarticulación Inter-escápulo-Torácica

Inicio